Un reporte interno del Departamento de Seguridad Nacional asegura que el muro fronterizo entre Estados Unidos y México costaría hasta 21 millones 600 mil de dólares y se construiría en tres años y medio. El muro estaría formado por vallas y paredes. 

Dicho reporte será presentado en los próximos días a John Kelly, secretario del Departamento de Seguridad Nacional, aunque el gobierno no necesariamente acatará las acciones que el texto recomienda.

El financiamiento para la construcción del muro será autorizado por el Congreso en abril o mayo, tiempo suficiente para conseguir contratistas e iniciar la construcción en septiembre.

Trump pretende que el Congreso debe financiar el muro en un principio y después México deberá costearlo. Por su parte, el presidente Enrique Peña Nieto ha negado que el país no pague la construcción.

Varias delegaciones del Congreso de Estados Unidos estarán viajando a la frontera en febrero para evaluar las necesidades de financiamiento.

El gobierno de los Estados Unidos ha comenzado a solicitar exenciones a leyes ambientales para la construcción en algunas áreas ya trabajar con contratistas en la planificación de la compra de acero para el muro.

Según el reporte, la construcción se haría por etapas. En la primera etapa se edificarían 42 kilómetros de distancia cerca de San Diego, California; El Paso, Texas; y en el Valle del Río Grande en Texas.

La segunda etapa abarcaría 242 kilómetros en la zona del Valle del Río Grande y sus alrededores: Laredo, Tucson, El Paso y Big Bend. La tercera sería la más larga con mil 728 kilómetros.

El gobierno de Estados Unidos debe cumplir con los requerimientos de la Comisión Internacional de Límites de Aguas. Solo ese acuerdo puede elevar el costo de 11 millones de dólares a 15 millones de dólares por milla (1.6 kilómetros) en una zona.