Kim Jong-nam, medio hermano del líder de Corea del Norte, fue asesinado mientras se encontraba en el aeropuerto de Kuala Lumpur, en Malasia, informó la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

De acuerdo a los primeros informes, dos mujeres, que se presume eran agentes del gobierno de Corea del Norte, utilizaron agujas envenenadas para atacar a Kim Jong-nam, quien murió poco después mientras era transportado de emergencia a un hospital.

La muerte fue confirmada por un oficial de la Policía de Malasia.

Asimismo, el jefe del Departamento de Investigación de Malasia, Mohmad Salleh, expresó que “Kim Jong-nam se sentía mal la mañana del lunes cuando esperaba un vuelo a Macao en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur (KLIA)”.

Salleh añadió que “fue trasladado a la clínica del KLIA para recibir tratamiento, pero debido a su condición fue trasladado de urgencia al hospital de Putrajaya, pero murió poco después de llegar”.

Kim Jong-nam era el primogénito del anterior líder del país comunista, Kim Jong-il, así como uno de los favoritos para sucederlo como dirigente del país, sin embargo, perdió el favor de Pionyang al ser detenido en el Aeropuerto de Narita, en Tokio, a donde pretendía ingresar con un pasaporta falso.

El occiso había puesto en duda la capacidad de su medio hermano para dirigir a Corea del Norte, además de oponerse a la sucesión dinástica y al anquilosado sistema económico y político del país.