El púgil filipino Manny Pacquiao ganó el sábado por decisión unánime al estadounidense de origen mexicano Jessie Vargas, arrebatándole el título welter de la Organización Mundial de Boxeo.

Pacquiao tuvo tarjetas de 118-109, 118-109 y 114-113. The Associated Press registró 119-109. En el segundo episodio, el filipino derribó a Vargas, quien terminó con la cara ensangrentada.

En ocasiones, Pacquiao fue el de siempre, aunque no pudo noquear a Vargas, quien perdió el título que había ganado en su anterior combate.

Como Mayweather vio la pelea de Pacquiao con seguridad habrá comentarios sobre un segundo enfrentamiento entre ambos boxeadores después del que escenificaron el año pasado y que es el de mayor bolsa en la historia.

Eso por supuesto depende de que Mayweather salga de su retiro y que el filipino esté en condiciones de pelear mientras atiende sus responsabilidades como senador en Filipinas. Mayweather no respondió las preguntas de los reporteros en ringside sobre un posible regreso al cuadrilátero.

“Vine para traer a mi hija a ver las peleas”, declaró Mayweather con su hija sentada a su lado.

Poco antes de que la campana marcara el inicio del combate, Pacquiao sonrió y saludó con el puño a Mayweather. Después, salió con agresividad e intentó arrollar a Vargas para terminar rápido la pelea.

Sin embargo, Pacquiao, que no ha noqueado a un oponente en siete años, fue incapaz de ganar pronto a Vargas, quien tiene menos edad, mayor estatura y era el púgil local.

Vargas sufrió una cortadura en el ojo derecho debido a una colisión de cabezas en el octavo episodio. Las gotas de sangre le cubrían el ojo pero no pareció afectarlo.

Pacquiao, que escenificó su pelea 22 por un campeonato, entrenó durante las noches en Filipinas en las semanas previas al combate para atender sus responsabilidades diurnas como nuevo senador electo.

Con el Senado fuera de sesión, Pacquiao regresó a un lugar más familiar, la arena de la UNLV, donde 16 mil 132 personas vieron su pelea contra Vargas. El combate fue apenas el segundo de campeonato de Vargas.

Pacquiao, quien ganó cerca de 100 millones de dólares cuando peleó contra Mayweather en la pelea con la mayor bolsa en la historia, tuvo garantizado un ingreso de cuatro millones de dólares más un porcentaje de los ingresos. s.