Practicar ejercicio es una de las acciones que más benefician a la salud de una persona a lo largo de su existencia. No sólo ayuda a que el organismo tenga un mejor y correcto funcionamiento, sino que también es lo que permite lograr un estado mental saludable.

Además, es uno de los métodos preventivos más eficientes contra muchas enfermedades, incluyendo el síndrome metabólico, que comprende varios factores de riesgo para desarrollar una enfermedad cardiovascular, entre los que figuran la obesidad, diabetes tipo II, hipertensión o en casos graves, infartos y derrames cerebrales.

Sin embargo, en las últimas décadas la actividad física se ha visto desplazada por un mayor sedentarismo conforme la vida moderna exige que las personas pasen cada vez más horas del día dedicadas al estudio o al trabajo, sumado a un desarrollo tecnológico en constante aumento, las horas que pasan en los ipads y celulares. Todo esto lleva a un sedentarismo tal alto que ya empieza a considerarse como un peligro para la salud de los seres humanos.

Hay que pregonar con el ejemplo, toda la familia sana y en forma. Eso es lo que se puede lograr usando de buena forma el tiempo libre y compartiendo de manera distinta con los niños. La actividad física es necesaria en todas las etapas de la vida, por eso es fundamental estimularla desde muy temprana edad. Para lograrlo, una excelente fórmula es realizar deporte en familia. De esta manera, los padres logran transmitir un mensaje positivo a los niños a través del ejemplo y de paso se refuerzan los lazos entre ellos.

¿Por qué es importante? Mejora su formación física y su autoestima, potencia sus valores sociales y su relación con el entorno. Además se divierten muchísimo. Si te falta alguna razón para motivar a tu niño o niña a hacer ejercicio, a continuación te menciono varios que nos comparte la Licenciada en Pedagogía, Verónica Godínez, quien desarrollo un programa llamado Aerokids que es un programa de activación física para niños de 4 a 10 años; planificado con un enfoque Psico-Pedagógico. Desde este punto de vista, se planean actividades y juegos dirigidos para desarrollar las habilidades motoras de los niños de acuerdo a su edad, desarrollo motor y nivel de maduración.

Desde esta perspectiva, las clases grupales para niños se planean de la siguiente manera:

Se divide a los niños en grupos de acuerdo a su edad para su mejor manejo y atención:

De 4 a 5 años (Pequeña Infancia)

De 6 a 7 años (Media Infancia)

De 7 a 9 años (Gran Infancia) 

De 10 a 11 años (Pre Adolescencia)

Dado que los niños en sus primeras etapas de vida realizan el aprendizaje del mundo con todo su cuerpo; las clases para niños deberán ser diferentes a las clases para adultos ya que, están enfocadas a controlar su propio cuerpo, sus movimientos y a desarrollar sus capacidades motrices para manipular los objetos y por tanto relacionarse con su entorno.

El objetivo primordial es que desarrollen todo su Potencial Psicomotor (Motricidad Fina y Motricidad Gruesa).

La clase no es agotadora ni de carácter obligatorio o dictatorial ya que buscamos que la actividad física sea placentera y agradable para el  niño.

Se debe permitir a los niños beber agua continuamente por que se deshidratan con mayor facilidad  que un adulto.

Y se debe conocer de primeros auxilios por cualquier eventualidad.

Para trabajar con niños es importante considerar los aspectos biológicos y sociales que confluyen para determinar su desarrollo; esta interacción entre el aspecto genético (Herencia Biológica) y la estimulación social, incluyendo el aspecto afectivo y la relación con  el medio ambiente que el niño vive (Factores Aprendidos); influyen definitivamente en la maduración de sus estructuras neurofisiológicas y por tanto en su adaptación al entorno, lo cual le permitirá emplear todo su cuerpo, madurar su sistema nervioso, contribuir con su crecimiento y fortalecimiento corporal y adquirir habilidades para manipular su entorno gracias a la práctica de actividades físicas que pueden ser vividas como juegos dirigidos. Dando como resultado niños maduros que además de habilidades motrices desarrollarán la inteligencia necesaria para manipular su entorno y adaptarse a las exigencias de la vida, preparando el terreno para los atletas del futuro.

Basado en algunas teorías del desarrollo infantil la maduración del niño pasa por varias etapas y se vuelve más coordinada, precisa y exacta con el empleo de su cuerpo como herramienta.

Así entonces, se planean actividades como arrastrarse y gatear, tenerse de pie y caminar para luego correr, empujar, jalar, alcanzar y cargar en función del nivel de desarrollo del niño, sus necesidades, sus intereses y sus habilidades.

El Desarrollo  Psicomotor del niño se compone de cuatro grandes esferas que le permiten dominar su propio cuerpo para luego conocer, relacionarse y dominar el mundo que lo rodea:

1.- El Esquema Corporal:

Gracias a esta noción de su propio cuerpo percibe el mundo exterior, conoce las partes de su cuerpo, su localización, su función y potencial de habilidad. Tiene conciencia de sus posturas, movimientos y destrezas y conforma su personalidad.

2.- Noción Espacial:

Conoce el medio en el que se desarrolla, tiene un sitio en el mundo en que vive gracias al uso conjunto de ojos y manos al control postural y la locomoción. Conoce lo que es arriba, abajo, encima, enfrente, atrás, alto, bajo, derecha, izquierda, vertical, horizontal, etc. Y se desarrolla su capacidad de orientación en relación a objetos y otras personas.

3.- Noción Temporal:

Que hace referencia al tiempo (duración) y a la sucesión (cronología). El niño percibe, asocia y ubica acontecimientos gracias a su programa de actividades diarias. Aprende conceptos como espera, pronto, ahora, aquí, etc.

4.- Elaboración de la Lateralidad:

Predominio motor del hemisferio cerebral derecho o izquierdo. Habilidad de los miembros superiores e inferiores, derechos o izquierdos que ponen al cuerpo en condiciones de disponer de el a voluntad. Encontrando Lateralidad de Utilización, que se refiere a la prevalencia manual de las actividades correspondientes y la Lateralidad Espontánea, en función de un hemisferio cerebral u otro.

El manejo de clases para niños a partir del punto de vista Psicomotor me parece interesante porque estudia la relación entre los movimientos y las funciones mentales; indaga la importancia del movimiento en la formación de la personalidad y en el aprendizaje, considerando el cuerpo como presencia en el mundo que establece relación y comunicación con los demás y con los objetos en el espacio y en el tiempo.

A su vez, debemos tener presente que una manera adecuada de desarrollar las capacidades del niño es considerando sus propias necesidades e intereses espontáneos, los cuales, durante sus primeros años están basados principalmente en el juego.

Muchos adultos creen que el juego es una pérdida de tiempo o que no tienen ningún valor didáctico sin embargo; debemos reconocer que para los niños, además de ser placenteros y divertidos producen experiencias agradables que desarrollan también su creatividad, enseña valiosas habilidades motrices, proporciona conocimiento, perfecciona el desempeño de sus actividades, incrementa la seguridad y confianza en sí mismo para integrarse con mayor facilidad en el medio que lo rodea, refuerza su capacidad para socializar y trabajar en equipo, coadyuva en la conformación de su personalidad y de su independencia como ser humano.

Por todo ello, es a través del juego planeado y dirigido que se pueden obtener mejores resultados en el desarrollo psicomotor de los niños.

Y para ello se deben conocer los tipos de juegos apropiados de acuerdo a su edad y capacidades:

La mayoría de los niños a partir de los 3 o 4 años de edad ya son capaces de socializar con otros,  compartir, representar papeles, comprender la necesidad de dar y tomar y realizar juegos cooperativos; por ello sugiero irlos enfocando en la actividad física grupal a partir de esa edad. Antes de ello contamos con la estimulación temprana y el trabajo más individualizado.

Necesitas más razones para poner a tus hijos a hacer ejercicio? No todo es el futbol, la gimnasia o ballet. Existen muchas opciones en la actualidad.

No dejes de seguirme en Facebook Fan Page, Periscope y Youtube, donde puedes ver videos de presentaciones, rutinas de ejercicio y programas de televisión que he realizado.