Los gestos cariñosos que un perro tiene con su dueño muchas veces puede resultar peligroso, según revelaron expertos.

El doctor Neilanjan Nandi, profesor de Drexel University College of Medicine de Filadelfia, aseguró que las bocas de los animales guardan una gran cantidad de bacterias, virus y levaduras que podrían causar enfermedades.

Uno de los puntos importantes fue que la saliva de los perros tienen proteínas que permiten a los animales curarse y sanar sus propias heridas pero que algunas de ellas se pueden transmitir a los humanos y causar un gran número de enfermedades.

Entre las más comunes y agresivas están clostridium, E. coli y Salmonella que en los humanos se convierten en enfermedades sumamente peligrosas.

Sin embargo, que los perros den un poco de amor a sus dueños no está mal, de hecho, cuando la saliva toca la piel de las personas, es poco probable que desarrolle algún otro padecimiento, especialmente si se trata de una persona sana debido a que es en realidad una cantidad muy pequeña la que se puede absorber a través de la piel.

Pero esto no es así cuando la saliva de los perros toca la mucosa de la nariz, la boca y los ojos humanos pues es una zona porosa que permite el paso más fácilmente de patógenos de los perros, por ello, es recomendable que no tenga contacto con este tipo de lugares.

Independientemente de este hecho, expertos en virología señalan que los hocicos de los perros pasan mucho tiempo en contacto con heces de otros perros por lo que están llenos millones de bacterias y gérmenes.